El tratamiento de liposucción consiste en una intervención quirúrgica que, mediante la aspiración de la grasa acumulada de forma excesiva en diversas zonas concretas del cuerpo, permite la remodelación de la silueta corporal, con buenos resultados visibles inmediatos y de forma permanente, especialmente si la piel se mantiene elástica y tersa.  

Puede realizarse en distintas zonas del cuerpo, aunque las más habituales y donde se obtienen los mejores resultados estéticos son el abdomen, los flancos, los trocánteres (cartucheras), muslos, rodillas, papadas y subglúteos. El resultado final se aprecia a partir del 4º mes post-intervención, cuando ha desaparecido por completo la inflamación local.

Se realiza mediante unas finas cánulas conectadas a un sistema de vacío que se introducen mediante unas incisiones de muy pequeño tamaño, por lo que las cicatrices secundarias al proceso son mínimas. Todo ello se suele llevar a cabo bajo anestesia local y sedación en un quirófano, aunque va a depender de las características del paciente y la zona a tratar, en régimen ambulatorio, es decir, sin necesidad de ingreso hospitalario.

En la mayor parte de los casos, el postoperatorio se tolera fácilmente, ya que las molestias ocasionadas por la intervención de lipoescultura no son relevantes: hematomas e inflamación local que desaparecen progresiva y espontáneamente y que se minimizan con el uso de vendajes elásticos durante al menos 4 semanas.

A pesar de los escasos efectos secundarios y de la seguridad de la técnica, es fundamental una correcta indicación por un cirujano plástico experto y la realización del procedimiento con todas las medidas de seguridad y asepsia necesarias.

Unidad de lipoescultura y liposucción

Para ello se lleva a cabo una primera visita por un cirujano plástico del Instituto Dermatológico Dr. Alonso que se encarga de evaluar el estado general, los depósitos de grasa existentes y el tono y firmeza de la piel para poder mostrar las diferentes alternativas disponibles y recomendar, según las características individuales de cada paciente, la técnica quirúrgica más recomendable.

A pesar de los excelentes resultados de la técnica, después de la liposucción es recomendable mantener unos hábitos dietéticos saludables y realizar ejercicio físico constante para evitar que la grasa vuelva a acumularse.

 

Otras páginas con información sobre liposucción: