El tratamiento de arrugas con Botox® Vistabel® es un tratamiento sencillo y rápido -en manos expertas- que logra, a través de la administración de una proteína purificada (conocida como toxina botulinica) que se administra en cantidades minúsculas en los músculos del rostro, corregir las líneas de expresión dinámicas (asociadas al movimiento). Clásicamente es en el tercio superior de la cara donde se obtienen los mejores resultados del tratamiento con Botox Vistabel, como en las arrugas de la frente, el entrecejo, la nariz y los ojos, conocidas comúnmente como “patas de gallo”. No obstante muchas otras arrugas pueden mejorar con los continuos avances en dermatologia estética. 

El Tratamiento de arrugas con Botox Vistabel actua a nivel local a nivel del neutrotransmisor encargado de la la contracción muscular, con lo que permite la relajación temporal de los músculos faciales  tratados cuya actividad es excesiva, suavizando las arrugas de expresión existentes (estáticas) y ayuda prevenir la aparición de arrugas dinámicas, por lo que se emplea como técnica de rejuvenecimiento facial.

Tratamiento de arrugas con Botox y Vistabel

El procedimiento consiste en la infiltración de pequeñas dosis del producto en unos puntos concretos de los músculos del tercio superior de la cara mediante agujas de muy pequeño calibre (30 y 32G), con lo que casi no se nota el pinchazo. Así, además de una aplicación indolora, se consigue minimizar efectos secundarios, reincorporándose inmediatamente a su actividad diaria.

Los resultados del tratamiento de arrugas con Botox son muy beneficiosos puesto que consigue atenuar y retrasar las arrugas de expresión que se van desarrollando con el paso del tiempo sin cambiar la expresión natural del rostro o su armonía. Los mejores resultados de esta técnica se obtienen en el grupo de edad de las personas entre 30 y 50 años, puesto que además de corregir los pliegues cutáneos más visibles preexistentes, previene la formación de nuevos surcos faciales. Los primeros efectos se pueden observar transcurridos dos o tres días pero el resultado completo no será visible hasta después de pasadas dos semanas de la aplicación.

Los efectos de este procedimiento son temporales y por tanto, reversibles, con una duración aproximada que oscila entre los 4 y los 6 meses. Paulatinamente, los músculos tratados vuelven a recuperar su capacidad de movilidad natural y las arrugas de expresión volverán a ser visibles gradualmente. Si bien es cierto que el efecto puede alargarse tras varias sesiones debido al efecto acumulativo del tratamiento.

En general, y dado que en cada aplicación se inoculan cantidades muy pequeñas del producto, este tratamiento no suele tener efectos secundarios notables. No obstante, a veces puede producirse un pequeño hematoma e hinchazón leve en el punto de inyección que se puede corregir con maquillaje y que suele durar unos pocos días.

El Botox® se puede combinar con otras técnicas de rejuvenecimiento facial para conseguir resultados más completos como:

  • Laser Fraccionado CO2
  • Luz Pulsada
  • Peelings
  • Bioplastía o rellenos faciales
  • Radiofrecuencia

Existen actualmente diferentes toxinas botulinicas disponibles en el mercado: Botox® Vistabel®, Azzalure®, Bocouture® con diferentes presentaciones, efectos y duración. Consulte con nuestros dermatólogos expertos del Instituto Dermatológico Dr Alonso para informarse en profundidad y que valoremos su caso de forma individualizada. No existen 2 tratamientos con Botox iguales, cada paciente tiene unas necesidades y unas expectativas.

En el Instituto Dermatológico Dr Alonso siempre encontrará profesionales expertos en las técnicas aplicadas y tratamientos que aseguren resultados naturales : nadie sabrá que te lo hiciste pero todos te lo notarán.

 

Otras páginas con Información relacionada