El lifting o estiramiento facial, también llamado ritidectomía,  es un procedimiento quirúrgico que se basa en elevar y tensar la piel para corregir el descolgamiento cutáneo mejorando así los signos visibles del envejecimiento en cara y cuello como la pérdida del tono y elasticidad. Se consigue con ello que el paciente muestre un aspecto mucho más joven y un rostro terso y libre de arrugas. Si bien es posible que con dicho procedimiento no consigamos eliminar las denominadas arrugas finas, producidas en su mayor parte por la exposición al sol, que deberán ser tratadas por otros métodos disponibles (láser, peelig, etc.). Por su resultado estético eficaz, es una de las intervenciones más populares y demandadas de la cirugía estética, indicada fundamentalmente para personas mayores de 40 años.

Actualmente, y al contrario de los métodos empleados hace unos años, se prima la obtención de un efecto más natural y armónico, con la recolocación de las estructuras que se encuentran flácidas por el efecto del paso del tiempo y de las agresiones externas.

Lifting Facial

El procedimiento se lleva a cabo bajo anestesia local con sedación (aunque en los casos más complejos se emplea la anestesia general para reducir el disconfort del paciente) con una duración aproximada de 2 a 3 horas, según el tipo de corrección a tratar y con ingreso hospitalario supeditado a la complejidad del caso.

Habitualmente el resultado de la operación se puede apreciar de inmediato, a pesar de la reacción inflamatoria local que durará unos 2-3 meses. Las incisiones necesarias para llevar a cabo esta intervención se ubican en lugares estratégicos para disimular al máximo las cicatrices consiguientes como en el pliegue de detrás de la oreja o dentro de la línea del pelo, por lo que son difícilmente visibles.

La recuperación es sencilla y el postoperatorio en su conjunto se tolera fácilmente, ya que las molestias ocasionadas por la intervención no son destacables: fundamentalmente dolor e hinchazón que disminuye progresivamente.

El lifting puede combinarse con otras cirugías reparadoras como la blefaroplastia (eliminación de bolsas en los ojos) o la rinoplastia (corrección de nariz), dependiendo de las características individuales de cada paciente y el problema concreto a solucionar. A su vez, puede hacerse en la totalidad de la cara, el llamado lifting facial completo, o sólo en determinadas zonas del rostro, mini lifting, tratando sobre todo frente o cuello, con un  efecto más limitado.

En Instituto Dermatológico Dr. Alonso nuestros especialistas valorarán su caso, estudiarán las características de su rostro y le ofreceran las soluciones o las medidas más adecuadas a sus necesidades siempre respetando nuestras directrices: conseguir un resultado natural.

 

Otras páginas con información sobre Lifting