La aparición de rojeces, sobre todo en zonas muy visibles como la cara o el escote, constituye un problema estético muy importante puesto que resta uniformidad al rostro. Por ello, son numerosos los pacientes que buscan una solución efectiva en el Instituto Dermatológico Dr. Alonso.

La mayor parte de veces, estas manchas son debidas a la existencia de telangiectasias o dilataciones vasculares, cuperosis o rosácea, que producen un enrojecimiento de la piel por la presencia de vasos cutáneos visibles al ojo humano. Estas dilataciones son  más frecuentes y abundantes a nivel del ala nasal, de las mejillas, y sobre todo en pacientes de piel clara.

El tratamiento con láser para estas lesiones constituye, en la actualidad, el único remedio totalmente efectivo a través del daño selectivo mediante la tecnología láser e IPL de las paredes vasculares, con lo que se consigue la desaparición o minimización de las lesiones. Se trata de un tratamiento mínimamente doloroso, en el que el paciente sólo percibe una discreta sensación de quemazón, que se mitiga con la aplicación de frío local, por lo que no se precisa de anestesia infiltrativa.

Habitualmente se requieren varias sesiones para obtener un resultado satisfactorio, siempre acorde con las características de la lesión (calibre del vaso fundamentalmente) y de la piel del paciente.

Láser para rojeces

Debido a la selectividad de este tipo de láseres para dañar la pared endotelial sin producir efectos sobre el tejido circundante, este tratamiento, si se realiza en manos de médicos con experiencia en el manejo de esta patología, no presenta prácticamente complicaciones. De presentarse, las más habituales son:

  • Inflamación e eritema local que se resuelve espontáneamente en pocos días.
  • Aparición de lesiones costrosas sobre el área tratada, que curan sin dejar cicatriz (la aparición de cicatrices secundarias es un hecho excepcional en manos expertas).
  • Trastornos pigmentarios, como hiperpigmentación de la zona, que suele ser transitoria.

Por ello, a pesar de ser una técnica bastante inocua, debe llevarse a cabo por dermatólogos especialistas que minimicen al máximo los riesgo derivados de su empleo.

 

Otras páginas con información sobre láser para rojeces