El termino enfermedades dermatológicas engloba no solo la patología de la piel sino también la de los diferentes anejos cutáneos (pelo, uñas, glándulas sebáceas y sudoríparas), siendo una especialidad médica con muchos campos de actuación y de conocimiento.

Debemos tener en cuenta que la piel es un órgano fundamental para nuestra supervivencia, con multitud de funciones imprescindibles para la vida como son la protección frente a agentes externos o la termorregulación. Además, la piel tiene una importancia estética muy relevante y por ello, cualquier defecto en ella va a ser muy visible y, en ocasiones de grandes afectaciones o lesiones extensas, producir en el paciente situaciones de complejos e inseguridades.

 

Enfermedades Dermatológicas

 

Además de todo lo anteriormente descrito, la dermatología se ocupa de la venereología o, conocida comúnmente como las enfermedades de transmisión sexual cómo la sífilis o los condilomas genitales.

Por otra parte, también abarca diferentes aspectos del área de la flebología o angiología y su repercusión a nivel cutáneo, como la dermatitis de estasis (en el caso de las insuficiencias venosas crónicas) o el manejo de las ulceras de diferentes etiologías.